Un ingeniero bonaerense trabaja en el desarrollo de algas comestibles junto a la NASA

Un vecino de Lomas de Zamora, ingeniero e investigador, aseguró que “las algas, son microorganismos que contienen una gran cantidad de proteínas y vitaminas, que ayudan a un mejor funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo”.

Miguel Raduazzo, es ingeniero civil y vive en Lomas de Zamora, desde el año 1992.

En una entrevista con el diario La Unión, Raduazzo explicaba que: «La desnutrición es una problemática de gran alcance en el país, que perjudica principalmente a los niños. Creo que luchar para disminuirla, es un trabajo importante y necesario».

Miguel trabaja abocado de lleno a esta investigación, que asegura que está en pleno desarrollo, con un proyecto sobre algas comestibles.

Y resaltó que «las algas contienen una gran cantidad de proteínas, vitaminas y ayudan al funcionamiento de los órganos del cuerpo».

Le acercaron dos proyectos para combatir la desnutrición (provenientes de Quilmes y Córdoba), y es así; que decidió contactarse con la NASA para que los evaluara y le pudieran brindar una sugerencia.

Miguel sostuvo: “La respuesta que obtuve sobre estos planes, uno de ellos llamado Super Sopa, es que la mayoría de los componentes tienen un ciclo de producción extremadamente largo, de 4 a 5 meses, y el rendimiento de cualquiera de los vegetales es bajo, ya que se utiliza solamente el 10% del total de la planta”.

Sin embargo, desde la NASA, le propusieron otro trabajo.

«Me dijeron de desarrollar un trabajo propio de ellos que trata de una serie de microalgas comestibles, microorganismos que se reproducen en cuestión de horas”, relataba el hombre de 55 años, quién trabajó más de 20 en la Universidad de Lomas.

Agregando: “Creé laboratorios en Lomas, Glew, Guernica y La Matanza, que están conectados con la Estación Internacional Espacial para el intercambio de datos. Sería muy importante lanzarlo en el país”.

Y detalló que: «Nutricionalmente, estas algas comestibles, llamadas chlorella y espirulina, superan a cualquier alimento tradicional: un gramo de microalga tiene 200 veces más de calcio que la leche. Además, cuenta con vitamina A, B, C y D, es anticancerígeno y ayuda a mejorar el funcionamiento de órganos como el corazón, el páncreas, el hígado, el riñón, el pulmón y las arterias».

“Es un desafío importante poder hacer un aporte como lomense. El objetivo es exportar desde Lomas a la Provincia y, a su vez, llegar a Nación. Creo que podría ser una solución para un futuro inmediato”, resaltó el investigador bonaerense, convencido de la importancia que significa, el poder lograrlo.

Los invitamos a profundizar más sobre el tema, ingresando a su Facebook personal (Miguel Raduazzo), donde el ingeniero e investigador del laboratorio del colegio Bonifacio, difunde sus investigaciones en diversas publicaciones.